ACCESIBILIDAD
CONOCÉ LA PRIMERA PLAYA INCLUSIVA DEL PAÍS

CONOCÉ LA PRIMERA PLAYA INCLUSIVA DEL PAÍS

La primera playa inclusiva del país está situada en Villa Gesell, es el balneario Noctiluca, a 300 metros del muelle de la ciudad. Cuenta con todos los servicios de cualquier balneario convencional, pero adaptado, para que todos puedan disfrutar y trasladarse sin ningún tipo de dificultad.

Este espacio fue ideado en el año 2007 por Marcelo Santurión, luego de un viaje a España, en el que descubrió las playas adaptadas y se sintió motivado a replicarlo en la costa argentina. “Primero logramos una playa para todos, después integrada, al año logramos un parador 100% inclusivo, que responde a las necesidades de los concurrentes. Venían y me sugerían cambios para mejorar el lugar. Este tipo de proyectos no tiene un costo mayor, sólo hay que idearlos desde el inicio con ese propósito”, contó Marcelo.

Una chica en silla de ruedas anfibia ayudada por dos personas ingresando al mar. Foto: @villagesellmunicipio (Instagram).
Una chica en silla de ruedas anfibia ayudada por dos personas ingresando al mar. Foto: @villagesellmunicipio (Instagram).

Es resultado de una acción público- privado, ya que contó con la colaboración del municipio, para poder presentar un servicio totalmente accesible e inclusivo.
Lo que les mereció en 2012 una distinción por el Ministerio de Turismo de la Nación como parte del Sistema Argentino de Calidad Turística, esto facilitó su difusión, que hasta ese momento era más un boca a boca, luego el uso de las redes sociales permitió contactar con organizaciones, generando que cada vez más concurrencia.

Actualmente Noctiluca cuenta con un sector de 30 carpas para personas con discapacidad, sillas anfibias, bicicletas adaptadas, sillones, reposeras y sillas de ducha. Cinco de las carpas tienen un toma corriente para la provisión de energía para personas en condición de electrodependencia. Los baños son adaptados, amplios y con duchadores de mano; el menú del restaurante está traducido a escritura Braille y con pictogramas. También debido a la pandemia se encuentra disponible en formato digital, con sólo escanear un código QR se puede acceder a el vía WhatsApp. “Lo hicimos por una necesidad que surgió por la pandemia y descubrimos, sin darnos cuenta, una ventaja para personas con hipoacusia”, resaltó Marcelo.

Una señora en silla de ruedas anfibia en la costa del mar junto a otras personas. Foto: @villagesellmunicipio (Instagram).

El balneario permanece abierto durante toda la temporada de verano, en el horario de 09:00 a 20:00 hs, para ingresar se solicita el Certificado Único de Discapacidad. Tiene estacionamiento exclusivo para quiénes lo visiten, y lo más importante, un equipo de trabajadores especializados que asisten y participan, generando así momentos muy agradables con las familias. El personal habla lengua de señas y se encarga de organizar distintas actividades recreativas adaptadas, como tejo, batucada, fútbol, surf y zumba, entre otras.

La demanda de accesibilidad es evidente, lo que ha llevado a que este verano se hayan habilitado otros lugares accesibles, como la playa El Cóndor, en Río Negro, y la incorporación de sillas anfibias, como así también la capacitación en accesibilidad de los trabajadores en el Balneario Municipal de Paraná. En este sentido Santurión expresó su deseo: “Ojalá cada vez sean más los que podamos practicar el turismo accesible y que en un tiempo no muy lejano hablemos de un solo turismo, donde ya esté implícita la accesibilidad, y no de turismo accesible o convencional”.

Imagen destacada: Se observa una silla de ruedas debajo de un techo gazebo de madera y de fondo se puede apreciar el mar y la gente (algunas con silla de ruedas) cerca del mismo. Foto: @balnearionoctiluca (Instagram).

Toda la información sobre discapacidad la encontrás en https://periodismoadaptado.ar/

Sol Carrizo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.